Mensaje del 04 de Febrero de 2016 3:18 am

Ángela, no te resistas a la fuerza de Mi Corazón, nuestra cita está en pie, escribe que Yo te daré el descanso y la Sabiduría que necesitas para cumplir hoy con tus quehaceres; no dudéis nunca de la misericordia de Mi Padre, porque el alivio de las almas sólo es obra de su piedad.

Hoy quiere hablarte hija, de la peligrosa senda y engaño que está trazando en la Tierra para la perdición de las almas. Te has fijado el arma mortal de las almas disfrazando el pecado ante la Misericordia.

Estad atentos y firmes en la gracia, porque no existe ni existirá Misericordia sin arrepentimiento; ésta obra astuta de Satanás quiere opacar la grandeza de Mi Padre, haciendo creer que el Amor supera la falsedad de las almas cuando con vuestras vidas servís al mal; tenéis cuidado y no caigáis en la trampa de esta falsa Misericordia.

Cuando Mi Padre repara un alma otorga la gracia porque han pedido perdón y su clemencia se volca a la reparación del dolor causado, a través de la conversión; la entrega verdadera a Mi Padre se convierte en la muestra de las gracias que Mi Padre otorga con la verdadera Misericordia; ésta es la Verdad.

Yo Soy la Verdad y Mi camino de Cruz, soportó el pecado del mundo, aun pidiendo perdón por los actos de la humanidad. ¿Cómo pretendéis ahora usurpar Mi lugar ante la presencia del Padre en el madero Santo? entended y velad, el enemigo está asechando al mundo queriendo usurpar Mi lugar desde el atrio sagrado; el enemigo te está asechando.

Ángela, su curiosidad en éstas palabras por cada encuentro lo tiene indignado porque la oración de reparación ha sido escuchada para muchas almas. Tened valentía y perseverad en la oración; los ataques vendrán pero Yo estaré contigo para sostenerte, las disposiciones de la gracia hija Mía son fundamentadas en la Omnipotencia de Mi Padre, mantén la firmeza de la fe y la pureza del Alma.

Mirad los signos del mundo en el rostro de los que sufren y observéis la desolación de las almas que necesitan de Mí. Haz visto como se destruye el hombre; pobres seréis en la hora del juicio cuando no suplicáis perdón. En el Perdón se revive la fuerza de la Cruz y se proclama en el Cielo la Ofrenda y la Gloria de Mi Sangre derramada.

Debéis abrir los ojos motores de las naciones y tened presente aquellas que han desobedecido los Mandamientos de Mi Padre. Éstas naciones hija se quemarán en el fuego de su propia condenación. Si desde sus gobernantes hasta el más pequeño de sus habitantes no se clama perdón, no existirá nada que detenga la Ira de Mi Padre en contra de éstas naciones; orad incesantemente por la conversión; velad junto a la oración del Amor y traed a Mí en la oración más ovejas perdidas que el rebaño de Mi Padre es Eterno en el Cielo y espera por ellas para tomar su corazón.

Ten ánimo hija Mía, Yo te iré mostrando mis designios en la medida del Amor; recuerda con Amor; ni la hoja de un árbol se moverá sin que Mi Padre lo permita, mantente en la obediencia de Mi Amor y recordad que Yo escojo los instrumentos para el servicio del Amor; muchos recibirán éstas palabras cuando mi voz sea en favor de un Alma que pueda liberarse; no Os aprisionéis el Alma con la Angustia; en la serenidad esta la paz y Yo te iré mostrando el Camino; tu haced lo que Yo Os diga. Ahora descansa, vamos a reparar el Alba de éste nuevo Amanecer. 4:00 am.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *