Mensaje del 05 de Febrero de 2016 3:29 am Sierva inútil Soy Mi Señor

Gracias por responder al llamado de cada día hija Mía, en Mí lecho siempre te espero, acompañándote como la oveja rescatada de Mí Corazón, sed mansa y humilde como Mi Madre y alcanzareis la vida Eterna.

Hoy quiero hablarte del Corazón dispuesto, el que debéis ofrecer a la Voluntad del Padre; habéis visto que en la humildad del pesebre nací y en la humildad de la Cruz me entregué.

Sed entonces lechos de humildad y abrid las puertas para que la mansedumbre de Mi Madre os eduque para conocer y entender junto a ella las gracias eternas de la obediencia. En la perseverancia del camino entenderás los designios de Mi Corazón pero aún debéis trabajar por descargarte del sentido humano en la solicitud de cada día.

Yo todo lo dispongo y las fuerzas se mantienen porque yo te sostengo. En la Sabiduría de Mi Padre prevaleció la ley de la humildad para salvar el hombre del repudio eterno. Éste libro sagrado es fuente de Amor del Padre para los corazones, escuchadlo y aprenderéis, buscadlo y encontraréis cómo mantener en orden tu vida al servicio de la humildad, es decir al servicio de Mi Padre.

Quiero que miréis en él las verdades que tu corazón no ha podido doblegar y cada vez que sintáis que te cuesta mucho pedidme el reparo de la ley en ti y tu entusiasmo no se agotará.

Las almas son dirigidas por el Amor cuando entregan como ofrenda en Mi sacrificio su corazón y todos estáis llamados a entregar a diario su corazón. El acto de encuentro conmigo por el camino de la Cruz hasta la Madre reconoce en la entrega la Salvación del Padre que se extiende para quienes dejan allí su corazón como Mi Madre al lado de la Cruz; por eso Ella la Inmaculada es la brisa más pura del verdadero resplandor del Amor y del Padre en la Tierra; imitadla y observar en su obediencia la Sabiduría de Mi Padre como escogida para la encarnación.

Continúa hija Mía en la constancia de esta prueba y que se cumpla en ti según los designios de Mi Corazón, purificad a diario vuestras manos ante el altar. Pedid la intercesión de Mi Madre que ella os guardará ante Mi presencia y entregad también tus manos como instrumento en reparación y Amor para el servicio de Mi Corazón. Ahora descasad y acompañadme desde tu corazón. 3:58 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *