Mensaje del 02 de Marzo de 2016 Primera Palabra en la Cruz 3:33 am

Hijita de Mí Corazón, en el rocío, en la tibieza del calor del amor, en la ternura del alma y el alba de Mí Corazón habita también el tuyo. En esta Aurora te he permitido sentir Mis manos bendiciendo las tuyas en señal de preparación para los designios de Mí Corazón. Debéis mantener tu mirada puesta en el Amor del Padre Celestial,  por la entrega de Su Hijo Amado en la Cruz, y debéis ofrecer los dolores de Mí Corazón al Amor del Padre que sufre a diario por Mi Dolor a causa de las iniquidades del hombre en la tierra.

Mi Padre Amado Os ama y fue capaz de donarme por completo para su propia salvación,  pero el mundo entero sigue despreciando Mis flagelos, tú en cambio hijita seguid perseverante en la contemplación de Mi dolor; preparaos en oración, mantened la alegría del ayuno y abandónate en los brazos de Mi Amor.

En la firmeza y en la fortaleza se mantiene la prueba del amor y por ello debéis ser perseverante en el amor, para el amor y por el amor.

Hoy quiero que me acompañes hija Mía contemplando los dolores de Mí Madre al lado de la Cruz en la súplica del Perdón por la inocencia y masacre del hombre ante su Amado Hijo. En el traspaso de la espada de Su Corazón por Mi dolor; el mismo dolor que como Madre vive cada día por causa de la aflicción, padecimiento, abuso, maltrato, explotación, violación, tortura y entrega de tantos inocentes niños que ella misma recibe en el Cielo.

Estas señales hijita con los más indefensos de Mí Corazón,  son las señales de la devastación, las señales del horror, las señales del maligno en las almas de los hombres, las señales de la maldad, las señales de la impureza, las señales de la depravación, las señales de la inhumanidad, las señales de la inconsciencia, las señales de Satanás; orad Mi niña junto con Mi Madre,  por este dolor que también invade Mi Corazón y que será castigado con mucha severidad por el derramamiento de tanta sangre inocente en los corazones de Mis niños que como corderos también crucificáis.

Orad conmigo hija Mía, esta tristeza aflora en el sentir del mundo y cada vez más será propagada desde el Cielo hasta que aturda los corazones y destruya la iniquidad del hombre.

Suplicad hija Mía,  porque yo no soporto más dolor; entended que Mis Llagas sangran a diario por el comportamiento del hombre en la Tierra, entended que las lágrimas de Mi Padre, de Mi Madre y de Mi Corazón son devastadas en derramamiento de sangre por el actuar de esta humanidad corrupta. Oh Padre Amado cuántos desaparecerán en la condenación eterna; ¿Cuántos?, si el mundo entero esta corroído de corrupción, impregnados del maligno y dominados por la mundanal vida que satanás les ofreció.

Orad hija Mía porque Mis elegidos y los hombres verdaderamente entregados a Mi amor, velen por el reparo del pecado y supliquen incesantemente por la conversión de las almas; no Os diré el tiempo,  pero debéis preparaos porque pronto volverá el Cordero del Amor y a quienes encuentre dormidos padecerán y muchas pero muchas, incontables almas se condenarán, suplicaos a cada instante Misericordia;  hijita Mis Ángeles sostendrán los hijitos de Mi Corazón.

Unid esta aurora en tu súplica al dolor de Mi Corazón por tantas manos manchadas de sangre inocente que vierten a diario y que masacran Mí dulce y Amoroso Corazón. 4:01 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *