Mensaje del 01 de Marzo de 2016 3:33 am

Vamos a escribir hijita de Mi Corazón, en el dulce ámbar del almíbar está también la obra del amor, por ello es apacible, tierno y muy amoroso el amor de Mi Padre, aún también en tus propias manos, dejaros guiar por el Espíritu Santo y obedeced en el camino de la prueba para que gocéis un día también conmigo la Gloria de la inmensidad Eterna y la excelsa, inigualable y deslumbrante presencia del Padre Celestial.

Quiero hijita,  que hoy te unas a Mi dolor con un nuevo flagelo que enmudece Mi Corazón,  porque daña la conciencia del alma y borra toda purificación del amor en Dios, es el mismo martirio por la desobediencia y la soberbia de Satanás en el poder, porque aquellos que se dejan impregnar por esta maldición cierran sus ojos a Mi presencia y pretenden asumir que son dueños del universo creyéndose dueños de la creación, dueños de los hombres, compradores de conciencias y maltratadores de almas.

El poder hija Mía corroe, oxida y destruye el alma, al igual que la soberbia porque la supremacía ante el amor de la creación de Mí Padre siempre será desterrada del Cielo como fue desterrado Luzbel; por ello hijita Mía,  quiero que unas tu oración a la súplica del amor, porque este flagelo carcome al mundo en vuestros gobernantes y en muchos que se creen ricos y que desfrutan su supuesta riqueza comprando dolos, destrucción, muerte, iniquidad, maltrato, hambre, sufrimiento; que pobres y desterradas almas ante la presencia de Mi Amadísimo Padre, que pobres y desoladas almas que niegan Mi Entrega de amor; éstas almas hija Mía están dominadas por satanás para gobernar y mover los hilos del mundo en busca de la total destrucción del hombre, que ciegos e ingenuos sois almas inconscientes cuanto os utiliza el perturbador.

Procurad hija mía,  alejarte siempre de éstas almas sucias en las que veáis las ansias de poder, la avaricia, el egocentrismo del tener y la soberbia del poseer. Tened cuidado hijita, fácilmente estas almas atrapan a muchos necesitados y no sabéis las torturas a las que son esclavizados por servir al ejercito del mal; por ello hijita suplicad siempre en la necesidad la Providencia y el Amor de Mi Padre Celestial, Mí Padre Amado, Mi Amor y Mi Madre nunca os abandonará en la súplica.

¿Por qué son tan necias almas? ¿por qué apartáis vuestro corazón de Mí si Yo Os alivio con Amor por el Amor? Hija Mía, orad porque éste cáncer agota el mundo en las obras del maligno y perturbará aún más la paz en todos los rincones del Universo.

Muchos con ínfulas de poder se han aliado para la perdición, por favor Os pido hijita mía,  estad atentos a las señales de Mi Corazón en el cielo porque la devastación vendrá. Velad por el mundo, velad por el arrepentimiento, velad por el Perdón y la Misericordia,  porque la mano fuerte, justa y poderosa de Mí Padre nadie la detendrá, sed fieles a Mi Amor, sed fieles sólo a Mi Corazón y al Corazón Inmaculado de Mi hermosa, fiel y adorada Madre.

Unid vuestras intensiones a las nuestras y en señal de súplica invocad siempre la conversión de las almas,  para que no se pierdan en la condenación eterna. Estas almas hijita,  enviciadas del poder y de soberbia están vendadas y solo trabajan en función de la maldad de Satanás, las artimañas creadas para envolver al mundo son innumerables y vosotros habéis sido embotados tan fácilmente;  por ello,  Os ruego manteneos en el mundo mientras sea la Voluntad de Mí Padre pero no seáis del mundo porque Os despreciará la Eternidad.

Yo os llamo y busco vuestro corazón con amor,  no neguéis más vuestros corazones a Mi Amor. Mirad que Os llamo a vuestra puerta, abridme los deseos y las puertas de vuestro corazón, no sabéis cuanto sufro por la opresión del mundo. Velad hija Mía y orad cada día porque se acabe el poder de satanás en el mundo, suplicad al Padre esta gracia y preparaos con el corazón dispuesto y entregado a Mi Amor para combatir las insidias del enemigo, recordad siempre hijita Yo te sostendré.

Quiero que unáis a diario en la plegaria del Rosario esta intensión y que te unáis al Amor de Mi Madre en la súplica más poderosa contra satanás; suplicad con cada rosa, la obra del Amor del Padre para destrozar a este enemigo de vuestras almas que tanto anhela destruir vuestro corazón. No te apartes hija mía de la oración, Mi mano y la de Mi Madre os mantendrá en pie; tú se firme en la obediencia y en el Amor y suplicad el Perdón y la Misericordia del Padre por los pecados del Mundo y por la conversión.

Vamos a unirnos hijita en esta hora de dolor con la súplica al rosario por las intenciones de Mí Corazón, insistid en la plegaria del Amor Salvífico de Dios, e invocad la compañía de San miguel Arcángel,  el Custodio del Amor; recordar hijita unid vuestras intensiones en Mi dolor a las intenciones del Cielo entero y también clama por la Creación; sed firme en el encuentro hijita y confiad en Mi Amor; recordar que de la mano vives siempre en Mi Corazón. Vamos a orad hijita, unid tu plegaria a Mi Corazón. 4:19 a.m.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *