Mensaje del 03 de Marzo de 2016 Cuarta Palabra en la Cruz 3:39 am

Escribe hijita, en la obra del Amor está la bondad y la misericordia y allí estoy Yo, siempre estaré en la prueba de la fe y la perseverancia, nuestro encuentro es un aprueba de fe y esperanza,  porque aunque no me veas no significa que no esté aquí.

Ten presente hija,  tus manos no se moverán si Mi Padre no lo quiere; cada vez que tus manos se dirijan a escribir,  es la obra del Amor de Mi Padre Eterno en Mí para ti y por ello no Os perturbáis con las cargas del día, entrégame todo a Mí en el abandono y en la confianza en Mi Amor todo es llevadero. Como pluma y todo se sostendrá en ti por la gracia del Espíritu Santo para la Gloria de Dios.

Camina despacio hijita y se paciente en el andar, recuerda las palabras de Mí Corazón en la agonía del dolor “Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado”; son Mis palabras en la ternura del Amor hacia el Padre, porque pareciera que tanto dolor aún no era suficiente, pero en la espera del amor y la confianza está la grandeza de las obras del Amor del Padre, reconfortándose e Su Gloria por la entrega del Amor; éste Amor es indescriptible con palabras,  por ello es Excelso y único y jamás se acabará.

Cuando sientas que el Padre DIOS te ha abandonado es cuando con más amor debes entregarte a Él, porque es cuando estás a centímetros de sus inigualables e irresistibles  brazos de Amor; para recibirte; se fiel hijita de Mí Corazón y entrega la obra de cada día en reparación por el desamor del hombre, por el abandono y por el desprecio a Mí Corazón y al de Mi Madre Tierna y Dulce. Sé dócil en el amor y mantén el corazón dispuesto a amar y a sufrir por el Verdadero Amor.

Hoy quise hablarte una vez más,  de Mi Amor inagotable unido al Padre aún más en la desesperación, en la última gota de dolor,  en la que solo basta el encuentro de la Gloria del Padre para la purificación.

Orad hijita para que se cumplan las palabras del Amor de Mi Padre en la reparación de la humanidad,  para que en la perseverancia de la oración y la firmeza de la fe se obre la esperanza de la salvación para todos aquellos que tengan totalmente dispuesto su corazón; velad por la conversión hijita,  es la Palabra y la hora de la espera en el Cielo entero en señal de súplica para el amor de la más grande Amor.

Se os está anunciando con insistencia; se os pide con amor; abrid vuestras conciencias y volved hijitos de la perdiciónc regresad a mis brazosc entregadme vuestro dolor, Yo Os recibiré en la súplica del Perdón y por el arrepentimiento os daré un nuevo corazón.

Aquí estoy amados hijos,  más cerca de vuestro corazón, volved que Os espero para reparar el dolor de Mi Corazón. Gracias hija mía por responder una vez más al llamado de Mí Corazón; vamos ahora a descansar en los brazos de Mi Amor. 4:06 a.m.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *