Mensaje del 9 de diciembre de 2019. 6:48 pm Santísimo

Niña de Mi Corazón, una vez más escribirás y dejaras las palabras de Mi Corazón plasmadas en el Dolor de Mi Amor por vosotros; pues bien, hija, Os digo ahora:

Como un Manantial de Agua Viva permanece Mi Corazón brotando no solo la Misericordia de Mi Amor, sino la Luz y la Purificación del Amor en la Sangre y el Agua que Eternamente renacerá y llenaran la tierra por la Herida de Mi Costado; más aún, en el Dolor de Mi Propio Corazón, el hombre se ha ensalzado en la Soberbia y ha puesto sus ojos en el mal; muchos corazones andan en búsqueda de Mi Amor y caminan a ciegas, porque son más los corazones de los hombres dolidos, de los hombres vendados, de los hombres inclinados al mal; entonces, los pocos hombres que buscan Mi Amor, padecen de la tibieza de sus almas y fácilmente recaen en la Soberbia del mal.

Hijitos Míos, cuanto espero en vosotros y cuanto anhelo obreros en la mies, porque las semillas en tierra seca sobreabundan y la fertilidad de la misma tierra se ha contaminado. Os digo pequeños Míos, como Os llama Mi Madre, apóstoles de este tiempo, siervos del Amor, llevad Mi Palabra, llevadla como la Espada del Espíritu Santo en vosotros y clavadla con Amor en los corazones de vuestros hermanos; hijitos, llevadla con amor y enardeced los corazones de vuestro prójimo con el amor; debéis entender que sin amor no se doblega ningún corazón y vosotros debéis ser cuidadosos, custodios del Amor y dadores del Amor en mente y Espíritu.

No Os dejéis engañar por un gesto malintencionado o brusco, sino que más bien haced odios sordos al enemigo y cubrid con la Armadura de Mi Corazón el dolor, entonces, enseñad, proclamad, aliviad el corazón de las almas vacías sin Mi Amor; vosotros pequeños, estáis preparando vuestro camino hacia Mis Brazos; pues bien, traed con vosotros a muchos hijos y entregadlos en el regazo de Mi Madre, para que Su Corazón Inmaculado, Purifique y se colme de dádivas en cada oveja que regresa al Pastor.

Sed hijos, como el lucero, que nunca se apaga y que permanece encendido aún en la noche más oscura, sed fuente, para que el Manantial de Mi Amor brote en vuestros corazones para saciar la sed de tantos corazones que me buscan y aún en la búsqueda se pierden, porque no haya la luz y sus corazones permanecen en tinieblas.

Hijitos, este tiempo aparentemente largo, es muy corto en el Cielo, trabajad con incesante empeño, labrad y regad, porque la cosecha pronto se llamará para la ciega.

Mi Corazón Os cubre, Os Alimenta, Os Ama y Os Espera, custodiad vuestro servicio en el Amor, mientras Yo custodio vuestros corazones para Mi Corazón.

Gracias niña por guardar silencio y atender con delicadeza las palabras de Mi Corazón.
La Paz de Mi Amor, permanece junto a ti. 7:05 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *