Mensaje del 7 de mayo de 2016. 3:19 am

Escribe hijita, en el amor de Mi Sacratísimo Corazón, gracias te doy, por responder al llamado de Mi Amor.

En esta aurora de gracia para toda la humanidad, porque cada día en la tierra, es una verdadera Gracia por la Misericordia del Padre Celestial, quiero que me acompañéis hijita, en la súplica por todos y todas, hombres y mujeres, entregados a Mi como Siervos Consagrados de Mi Amor, porque el mundo, atraviesa por un letargo espiritual y Mis Servidores en el Clero y en las Comunidades Religiosas, atraviesan por una crisis de fe y obediencia, que flagela constantemente Mi Corazón, y es en ellos, en quienes debe obrar con más fervor y ahínco la Obra del Espíritu Santo, que trae consigo este descendimiento en la celebración de Pentecostés.

Recordad Mi Niña, Yo Os anuncie, “Me Voy, pero Volveré”, y mientras regreso, “Mi Espíritu Os acompañará en los Prodigios de Mi Amor, en la Gracia del Amor y en la Caridad de vuestro corazón”; así debe ser la Obra Salvífica de Mi Espíritu de Amor, el Paráclito de la Vida por Cristo, con Cristo y en Cristo.

Suplicad Mi niña, porque la llama del Amor de Mi Espíritu Santo, acompañe e ilumine el camino de Mis Siervos, que, ante tantos ataques del enemigo, han sucumbido ante el pecado, no sólo en la tentación de la carne, sino en la flagelación del Espíritu en la fe.

Las obras de Mi Doctrina, han sido ultrajadas en muchos momentos de la historia y las inmersiones del enemigo, han herido con mucha fuerza el Corazón de Mi Padre, Mi Sacratísimo Corazón; debéis volver a Mi, hijitos, y para ello, implorar la presencia del Espíritu Santo en vuestros corazones, para actuar en Pos del Amor, por el Amor, con Mi Amor, y en el Amor. Sin Amor, que “Soy Yo”, nada sois hijitos Míos, y vuestras manos Consagradas a Mi Amor, están hechas para la Obra del Espíritu, dejaos que Yo Me regocije en vosotros y no detengáis la obra que Mi Espíritu quiere obrar en cada uno de Mis Siervos.

Contemplad hijita, Mi Dolor por Mi Pueblo Sacerdotal y Religioso, orad por su entrega, para que nada les resulte en vano, en cada uno de éstos corazones, que Yo he llamado al Servicio de Mi Corazón; orad por ellos hijita, y entregadme vuestra plegaria en esta Preparación de Amor, para la Obra Salvífica del Espíritu Santo, El Espíritu de Mi Corazón, el Espíritu de Mi Amor; ante Su Presencia, ninguna obra maléfica se sostiene y por Su Magnificencia se opaca la maldad, orad por la destrucción de la maldad en el corazón de Mis Siervos; ellos, deben ser escuderos de Mi Amor, y Mi Madre, “Oh Dulce María”, los acompaña en su servicio, pero muchos han sido atacados tan audazmente por satanás, que necesitan mucha oración para volver a respirar en Mí, quitando las vendas de sus ojos y de su corazón.

Sed participe Mi Niña, de ésta súplica en la Obra del Amor del Padre, en esta aurora de oración; sed entonces hija Mía, dócil y obediente en esta necesidad del mundo para Mi Pueblo Sacerdotal, para Mis Religiosos y Religiosas, miembros de la iglesia de Mi Amor. 3:44 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *