Mensaje del 5 de mayo de 2016. 3:29 am

Escribe mi niña. Aquí estoy hija mía, la misma llama del Amor que ves en este cirio es la llama del Amor que habita en tus manos; tres corazones en uno rebosantes de Amor desde el Padre, porque Él lo ha permitido así.

Tienes que ser fuerte hijita, mantenerte más entregada a Mi cada día, con un corazón manso, puro y humilde, porque recuerda que el enemigo quiere sacarte del camino a cada instante y tú debes perseverar. Yo siempre estaré contigo y te sostendré con Mi Amor; acompáñame con tu amor que regocija Mi Corazón y que tu descanso se mantenga entre mis brazos cada Aurora que Mi Padre te otorgue en esta obra del Amor y hasta que te presentes por su voluntad ante EL.

En el Alba de esta Aurora, ofrece tus dolores con Amor a Mi Padre, que con ese mismo Amor los recibo Yo, y entrégame también los dolores de la humanidad por el padecimiento de vivir sin Mí; por ello hijita, quiero darte hoy mi cuarta plegaria.

Recordad he puesto los Corazones secos, las almas áridas, también el crimen del Aborto y las almas enceguecidas por el Tener, el Poder y la dominación de sus banalidades; esta cuarta petición, es por todas las almas fieles y creyentes en Mi Amor, que atraviesan tantos desiertos espirituales por falta de Amor y porque muchos de mis pastores las guían erradamente y no saben transmitir los verdaderos regalos, gracias y dones de Mi Amadísimo Corazón.

Mi rebaño se ha dispersado por las insidias del enemigo en la iglesia y por ello perturba tanto vuestras almas, entonces elevaras esta plegaria hija mía:
“Ave María, Salve Reina del Cielo; en tus manos Oh Madre esta puesta tu maternidad desde Juan al lado de la Cruz, mira con bondad a todos tus hijos fieles y seguidores de Tu Hijo Amado Jesús, para que seas Tu Oh Madre Tierna y Amorosa, quien guie sus corazones y camine de su lado en el mundo; protegiendo siempre sus almas contra las insidias de Satanás, en la lucha contra la Fe, la Esperanza, el Amor y la Caridad.

Dónales, Tu Oh Madre Dolorosa, la fortaleza y templanza de Tu Corazón Inmaculado para que en humildad y obediencia, se entreguen al Padre Celestial y con sus vidas Glorifiquen y Alaben la obra Redentora de la Cruz en el más grande, único y verdadero amor, Jesús. Amén”.

Todo hijita en manos de Mi Madre fructificara ante el Padre; ella es vuestra Intercesora y Abogada; Mi Madre dulce que con su amor insondable pone todas vuestras peticiones a los pies de Mi Cruz, suplicando por mis preciosas llagas la Misericordia de Mi Corazón.

Confiad hijitos en Mi Madre Oh María, Salve Reina del Cielo y de la Tierra; fiel escudera de Mi Amor y dulce espera de la Salvación del Mundo.
Sed obedientes a Mi Madre y esperad en ella, en vuestra oración las gracias de Mi Amor. 3:57 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *