Mensaje del 30 de enero de 2020, 5:09 am

Hijita de Mi Corazón, con un cantar de Amor te he llamado en esta Aurora, para que acompañes Mi Corazón que aguarda en este tiempo aún más en el silencio; pues bien, Os digo ahora como Os he dicho en muchas generaciones anteriores, estáis todos ensordecidos y absorbidos en el mundo, camináis como títeres dejando que el Enemigo aposente sus insidias en vuestros actos, aún en la conciencia de vuestro actuar, y estáis dejando de lado la profundidad del Amor en la oración, en la entrega, en la enmienda; estáis hijos desbordados, porque como la hiel se está depositando el mal en vosotros hijos, y vosotros en medio del ensordecimiento del mundo, ni siquiera lo estáis percibiendo.

Debéis entender hijos Míos, que vosotros hijos del Amor, sois la presa predilecta del enemigo, porque en la medida en que vuestra voluntad sea doblegada hacia el mal, entonces es más fácil para el enemigo obtener vuestras almas; así Os digo: ¿Cómo se doblega vuestra voluntad hacia el mal?; hijitos desde las cosas más pequeñas que dejáis aguardar en vuestro corazón, en el reproche, en la inconformidad, en el desagradecimiento, en la infidelidad, en el señalamiento, en la crítica, en la murmuración, en el desprecio, en la necesidad del reconocimiento, en la burla, en los malos y perversos pensamientos, hijos Míos, en la negación al Amor y Os digo ahora, una vez más, cada vez que Os negáis al Amor, vuestra conciencia actúa pero doblegada, porque estáis albergando en vuestro corazón la permisión de la cizaña y allí se manifestara de tantas y tan horribles maneras y dejáis que vuestros sentidos y vuestros cuerpos sean dominados en la expresión; Si Hijos, la expresión del fundamento de este mal; por ello Os digo, que nada sale de vuestra boca que no esté albergado en vuestro corazón.

Fijaos entonces en los detalles y acudid a la corrección en el Amor, para que aprendáis a guardar en silencio vuestros actos y se pueda manifestar en vosotros la Gracia del Amor de Mi Madre en el Silencio, aguardando Todo en vuestro corazón, sin un gesto de expresión, más que el gesto del Dolor por Mi Corazón adolorido.

Yo Os digo hijitos, ¿Cuánto es a diario maltratado por vosotros Mi Corazón?, y cuanto Os espero en el confesionario para perdonaros y recibiros en Mis Brazos; entonces Os digo en esta Aurora, sed como el pájaro, que canta desde el amanecer en agradecimiento al Amor, a Mi Amor, y volad en silencio recorriendo cada paso en la espera de la obra en Mi Santa Voluntad, y entregad hijos el día, con el mismo canto de Amor, como una obra de donación en la que depositáis los frutos del día en Mis Manos; y dejad en cada instante de silencio, que vuestra voz interior se una con Mi Voz, para que aguardéis desde lo más profundo la buena semilla en vuestros corazones, y allí donde debáis sembrarla, ella florecerá con palabras y gestos de Amor.

Mi Corazón hijos, en el ejemplo del Verdadero Amor, así Os enseño y así permanece en vosotros cuando me entregáis el corazón, dejad entonces hijos que Mi Amor se done en vuestros corazones, desde el gesto más pequeño hasta la manifestación misma del Amor Pleno y desbordado de vuestro corazón hacia todos vuestros hermanos en toda la Creación.

Os digo Hijos, Mi Corazón Enmudece, pero permanece y allí en el Silencio, Os mira con total atención y cuidado, porque en el Amor permanece la Paz y en la Paz habita este Silencio de Amor, en un Sello indeleble de Sabiduría, sobre el cual es Mi deseo que repose cada alma.

Hijita, en el Amor de Mi Corazón Os cobijo y Os Amo, gracias por atender el llamado de Mi Corazón, quedaos en la Paz de Mi Amor. 5:36 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *