Mensaje del 29 de abril de 2016. 3:53 am

Escribe hijita de Mi Corazón, la llama de Mi Amor encandeciente reposa en tus manos, con el mismo amor con que espera cada corazón de cada hombre en la tierra; por eso hijita, en esta aurora quiero llamaros al arrepentimiento verdadero, a la contrición del corazón ante la falta de amor al Padre y al Hijo, en el cumplimiento en la Voluntad Divina.

Cada acto hijitos, de pecado en sus vidas, es un acto de desobediencia ante el Amor de Dios, y vuestros corazones debéis siempre enmendar vuestras culpas en la entrega verdadera del dolor por vuestra falta; la contrición y el desgarramiento de vuestro corazón y un verdadero y sincero arrepentimiento que incite vuestro corazón a no volver a fallar.

Hijitos Míos, para ello se instauro en la tierra el Sacramento de la Reconciliación; Mi Amor desciende sobre cada uno de vosotros como lenguas de fuego que Os purifican, porque se necesita el reconocimiento de vuestra culpa ante la Presencia Divina de Mi Amor, para que los rayos de Mi Misericordia Os alcancen, en un gesto de apertura del alma y encuentro nuevo con el Amor del Padre.

Os espero siempre en el reencuentro del Amor para un nuevo caminar; por ello hijitos, debéis perseverar en la fe, para manteneros en Mí; debéis perseverar en el Amor, para no herirme y debéis perseverar en la Caridad, para ver siempre Mi Rostro en vuestros hermanos y en cada uno de vosotros y así manteneros firmes en el atentado de una falta a vuestros hermanos o a vosotros mismos; éstas tres virtudes hijita Mía, reconfortan Mi Corazón, y en este tiempo de prueba en la Obra del Amor, debéis llamar también vosotros a muchos, al Sacramento de la Reconciliación; ésta hijita, es la puerta de Mi Amor dispuesta para la sanación y liberación de muchas almas, y en este llamado de la conversión, debéis también orar Mi niña, porque los hombres se acerquen a Mi Corazón y me busquen, para volver al camino del Amor y recibir en ellos la bendición del Reencuentro en el Camino de Mi Amor.

“Venid a Mi todos los que estéis cansados y agobiados y Yo Os Aliviare”; ésta es Mi Palabra y toda Mi Palabra es Verdadera en la creación, y por ella, se cumplirán todas las cosas hasta la Eternidad de los tiempos.

Recibid hijita con mucho amor la Gracia de Mi Amor en esta aurora, para que también supliques por el acercamiento de las almas a la reconciliación del amor; acompañadme hijita con vuestra plegaria y unidla a diario en la obra de tu corazón.

Os llamo hijitos Míos, Volved a Mis Brazos, que Mi Corazón Os espera con un Amor insondable, que sanará las heridas de vuestro corazón.

Gracias hijita por responder al llamado de Mi Amor, acompañadme junto con Mi Madre en la oración del Amor por los deseos de Mi Corazón. 4:17 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *