Mensaje del 27 de mayo de 2016. 3:42 am

Escribe niña mía; en esta aurora del alba, quiero una vez más deciros que es una aurora triste, como la mayoría en que acompañáis Mi Corazón; recae en vosotros la responsabilidad de otorgaros sus propias vidas y Amor porque me pertenecen u aún así no lo hacen; muchos me conocen, muchos dicen amarme, pero viven día a día discutiendo y tratando de conocer lo que no pueden, lo que no deben o lo que no quieren; muchos ni siquiera me conocen, ni me escuchan, ni me llaman, ni me creen; Muchos aunque sabes de Mí, me desprecian, me ofenden, me hieren, muchos otros me persiguen, me juzgan, me critican; muchos hijita, son muchos los que me piden favores y gracias; muchos los que viven implorándome y la vez negándome con sus actos de crítica, de murmuración, de desamor; muchos me prometen montones de cosas que no son capaces de cumplir, muchos hijita hacen todo esto y más que hiere mi Dulce Corazón; pero en cambio, no son muchos los que verdaderamente me aman; el mundo se ha corrompido y esta corrupción Os va a traer un castigo merecedor por ser todo lo contrario a lo que anhela Mi Corazón.

La corrupción hijita mía, ha destruido las almas, las ha envenenado y las ha puesto en mi contra, la corrupción ha invadido la tierra de desamor y desobediencia y la ha llenado de maldad, inconciencia, inmoralidad, inhumanidad y dolor.

Todos debéis arrepentiros mi niña; por ello hijita en esta aurora quiero daros mi Doceava plegaria, para sanar a todos los débiles del mundo, porque sus corazones están enfermos en el Espíritu, en vuestra moral, en vuestra psiquis y en vuestros cuerpos; tanto daño hace la corrupción del corazón en el hombre.

Hijita mía doblegad cada instante vuestro corazón a Mí, implorad la Bendición de Mi Amor, elevad una plegaria de Amor y Adoradme; ofrecedme vuestro corazón en reparación del dolor causado por la humanidad y haced cada instante obras de caridad y amor en gesto de oblación por mi dolor; así debéis obrar tú y hacerlo de la misma manera todos los hombres en el mundo; pero como sus almas están minadas de corrupción.

Quiero hijita que elevéis ante Mi Madre, esta plegaria así:

“Oh Preciosísima, Obediente, Dulce, Serena y llena de Gracia Virgen María; Intercesora y Abogada del mundo; Señora de Todos los pueblos, presenta Tú, Digna ante el Padre Celestial, ésta plegaria de Auxilio, para que por mediación de Tu Corazón, El Espíritu Santo descienda sobre la humanidad entera; para limpiar, purificar y desterrar la corrupción de los corazones de todos los hombres y se acabe por fin la proliferación del pecado, de la maldad, de la injusticia, de la inmoralidad, de la inhumanidad, del maltrato, de la esclavitud, de la soberbia, de la desobediencia, de la tibieza, de la guerra; para que por fin se acabe la falta de Amor y renazca en los hombres la llama viva y encendida del Corazón Sagrado de Tu Amadísimo Hijo Jesús nuestro Señor, Dios y Hombre Verdadero, quien por su infinito Amor ofreció ante la Santísima Trinidad su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad para el Perdón de los pecados y se entregó como Cordero de la Salvación para la Gloria del Amor del Padre.

Se Tú Oh Madre Nuestra, Corredentora del Amor; por el Amor, con el Amor y en el Amor de Tu Encarnación, la intercesora de ésta plegaria de dolor, para aplastar con Tu Gracia la obra infernal de Satanás en la Tierra. Te lo suplicamos Oh Virgen María por Jesucristo Nuestro Señor y Salvador. Amén”

Acompañadme ahora niña mía en la oración del Amor, y preparaos junto a Mi Madre para los designios de Mi Corazón en éste nuevo amanecer. 4:16 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *