Mensaje del 25 de Febrero de 2016 3:23 am

Escribe hijita; en la obra del amor te he permitido en esta noche sentir el calor de Mis manos en las tuyas para que comprendas cuan apacible viven las almas en Mi lecho de Amor; tú has sido escogida para el Amor y para el servicio del Amor. Mi Padre te ha permitido sentir los dolores de Mi Corazón, en la soledad de cada aurora has compartido conmigo Mi angustia y Mi dolor y ahora con más frecuencia el peso del pecado del mundo en tu propio cuerpo con el dolor; ofreced hija Mía conmigo este dolor de vuestro cuerpo y corazón enmendando el dolor que tantas almas causan a diario en Mi Corazón.

El Cielo entero te observa hija Mía porque has sido escogida para el Sacrificio del Amor en la reparación de cada día, en entrega, en oración, por ello sigue clamando paciencia y piedad para tu corazón para que con amor comprendas cuanto más debes doblegar tu corazón para responder con Amor al Padre por cada alma que te sea puesta para la reparación.

En el dolor se purifica esta prueba porque el dolor es la fuente de riqueza más hermosa del Amor, porque al resistir las blasfemias, impurezas y dolores de Mi Corazón toda voluntad se postra en obediencia hacia el perdón y el abandono en Dios. En esta aurora del Alba hija Mía, en que en Mi lecho acompañas Mi Corazón, quiero pedirte que clames por aquellos que en su corazón injurian Mi Nombre y no creen en Mi Corazón.

Muchos hombres aman otros llamados dioses y aun dudan de Mi Amor y no han querido libremente abrir las puertas de su corazón. Estas almas me atormentan porque son hieles que niegan la existencia de Mi Amado Padre Dios y ponen su mirada fija en efímeras figuras que invocan y adoran esperando su favor; como Me hieren estas almas Mi niña que viven por completo sin amor; como sufrirán dolores por su duda y su negación, si el Amor más grande de la Tierra se ha mostrado en donación, en la creación entera y en la obra del perdón, cuan clemente ha sido Mi Padre desde el soplo de la vida que en esta Tierra Os dono, hasta donar Mi propio sufrimiento en reparo de vuestro perdón: cuan ignorantes almas que se niegan a Mi Amor que igual hieren Mi Costado como la lanza aun desafiando Mi Amor.

Hija mía orad por éstas Almas que se resisten a Mi Corazón y pedid por la intercesión de Mi Madre en la búsqueda de su Amor para que vuelvan a Mí los corazones y aún más estos desolados que el dolor de Mi Corazón anhela recibirlos para no ver tan secos y huecos su corazón.

Entended que las almas vacías son como faros apagados que siguen de largo por el camino de la pasión y así mismo son ignorados ante la presencia del Padre Creador. Velad hija Mía por estas almas y soportad también el dolor, velad con el corazón contrito por quienes niegan la existencia de Mi Padre Dios; por quienes con su proclamada autosuficiencia se cierran al Amor de Dios y como si fuera poco se sublevan ante la creación.

Hija Mía como sufro por estas almas que mueren sin conocer Mi Amor porque sus clamores en el destierro ya no alcanza Mi Corazón, su desesperación es como el fuego quemando en carne viva su corazón y cada parte de su cuerpo en señal de su negación; en ésta aurora te pido, orad conmigo por este tortuoso dolor porque habéis tantos que aun con lo que habéis visto aun niegan todo mi amor y ni siquiera sus propias vidas sirven de muestra en toda la creación; que creaturas ciegas y perdidas que pierden la gracia de la Salvación. Velad conmigo hija mía y velad con Mi Madre que acompaña mi dolor por los que no me conocen y necesitan de mi Amor, orad entonces mi niña en esta hora del dolor y suplicad el despertar de las conciencias y la apertura de las puertas de éstos enmudecidos y vagos corazones que viven sin Mi Amor. 4:05 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *