Mensaje del 25 de Abril de 2018. 5:33 am

En el estremecer del Cielo hija Mía, que por la “Salve” del Amor de Mi Madre entrega su Corazón y Mi propio Corazón como donación para serviros, Yo os digo,

intensificad hijos Míos la oración y acompañad vuestras plegarias en este tiempo de dolor y de prueba con las Perlas del Amor que componen el Santo Rosario, suplicad la Misericordia del Amor en la mirada de cada Alma necesitada de Mi Amor; debéis entender hija Mía, porque las tribulaciones individuales son parte también de la purificación del mundo en el Corazón de cada hombre y el tiempo es eterno para las Almas y limitado ahora para vosotros en la Tierra.

La desolación del porvenir que se avecina, no solo por la destrucción que veréis materialmente sino por la destrucción invasiva y triste de las Almas en tantos hermanos vuestros; por ello Os digo hijos míos, orad con incesante sentimiento de arrepentimiento por cada dolor que cada alma produce a nuestro corazón, el Corazón de Mi Madre y el Mío. Recordad hijos Míos, en la sombra de la espera habita Mi Corazón por vosotros porque Os Ama, y sólo desde las entrañas de un corazón contrito podéis escuchar mi voz, si os apartáis cuanto sufro hijos; más Yo Os digo, nunca el llamado del Amor se intensificó en otro tiempo como ahora, porque estáis pisando días de verdadera conversión si vuestro corazón se dispone en voluntad y amor.

“Mi alma tiene sed de Ti oh Dios Mío”, invocad con persistencia que Yo Os responderé y acudid a cada instante al Corazón Inmaculado de Mi Madre que también se ha donado por vuestra salvación.

Hija Mía debéis caminar con premura en el Amor, más con un andar lento, para que podáis reconocer también las asechanzas del engañador, Mi Corazón te acoge y te acompaña y Os entrega también la fortaleza en la fe, para que continuéis en el servicio de esta obra del Amor de Mi Padre, que apenas comienza y para la que habéis sido llamada por tu nombre.

Que vuestro corazón se colme siempre en la compañía de Mi Amor y el Amor de Mi Madre, para que aprendáis a servir cada día con más humildad y amor.

Gracias hija Mía por responder a Mi Corazón. 5:48 am.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *