Mensaje del 24 de diciembre de 2019. 5:15 am

En el Rocío de la Aurora hija Mía, una vez más te hablo al corazón, como insigne demostración del Amor de Mi Corazón por todos Mis hijos en el mundo; pues bien hijita, hoy quiero hablaros de muchas maneras de la “Espera”; esta que insistentemente Mi Corazón Os menciona, porque debéis saber que en la insistencia de Mi Madre y de Mi Padre San José por encontrar un Refugio para el Nacimiento de Mi Propio Corazón; en esa misma búsqueda, se habló a la tierra entera, a cada alma, en un gesto de preparación, misericordia y voluntad.

Si hija, como la permanente Espera de Mi Amor por vosotros; pues bien, Os digo hijos Míos, el Refugio del Nacimiento, que aunque pobre, quizá sucio, maloliente, vacío, es y debe ser vuestro corazón; porque es allí en donde viene a reposar Mi Existir, depositando la vida en Luz, en Verdad y Amor a cada uno de vosotros; es allí en dónde la posada debe permanecer como un labrado de ramas que florecen para recibir y brotar Amor en Abundancia, es allí en dónde el cantar de los pájaros resuena dominando el ruido del mundo para entonar cantos de Amor en la llegada y para la llegada del Verdadero Amor; es allí, en donde debéis limpiar con la Gracia del Amor y el Agua que broto de Mi Costado, cada espacio, y así purificar con abundantes deseos de enmienda y reparación para el albergue de Mi Corazón.

Es allí hijos, en donde debéis despojar vuestra vida, haciendo cuna para el Nacimiento de Mi Amor, pues en esta cuna recostare Mi Cuerpo para ser uno con vosotros; es allí hijos, donde como aposento espero Nacer y Renacer en vosotros, porque desde este vuestro seno, vuestro corazón, vuestro pesebre, se enciende el Amor como fuente inagotable, incansable, e inigualable para el mundo.

Por ello hijos, Os llamo siempre a ser luz, porque así es como alumbráis el camino y camináis irradiando el Faro del Amor que nunca se apaga, debéis dejar que vuestros corazones sean entonces Mi Refugio para siempre, y alumbrar no solo vuestra propia vida, sino que como luciérnagas caminéis en luz siendo uno conmigo en la entrega, en la donación, en la caridad, en el perdón, en la reconciliación, en el sacrificio, en la obediencia, en la serenidad, en la paz.

Hijos Míos, incontables serían las gracias de Mi Amor en vosotros cada vez que preparéis y dispongáis vuestra alma para recibirme, más Yo Os digo, no importa cuántas gracias Os otorga Mi Corazón, lo único importante, es que parpareis como un nuevo amanecer este refugio de Amor en el que Yo quiero habitar para permanecer con vosotros y hacer un camino de entrega y amor mutuo, acogiendo el Corazón de Mi Madre, Inmaculada, Bella, Santa María, junto a la Fraternidad, Fidelidad y Justicia de Mi Padre San José; porque debéis saber hijos, que en el seno de la familia de Nazaret permanece Mi Corazón y en cada nuevo corazón, en cada aposento, en cada rincón de amor en dónde permanece Mi Presencia Viva en el Amor, allí permanece también Mi Mare y Mi Padre San José, porque es la manifestación perfecta del Padre Eterno en la conformación Trinitaria del Amor.

Hijos Míos, Os digo con Amor incesante, preparad ahora vuestro corazón, no esperéis más, porque el camino y el llamado permanece Si, más el tiempo se limita en la Espera de Mi Padre Eterno; no hijos por desamor, No; sino por la respuesta fallida y dolorosa del corazón del hombre en la desobediencia y desprecio al Amor Eterno de Dios; pues bien, Os digo:

“Dios con vosotros”, es entonces Dios en cada uno de vosotros, Dios en vuestro corazón.

Sed entonces el lecho de amor para Mi Corazón, sed recurso de vida en el recibimiento de Mi Propio Corazón, sed propicios y restableced en vosotros esta Alianza del Único Amor Verdadero, para que Yo pueda habitar en vuestro corazón; si lo hacéis así hijos Míos, entonces Nada Os faltara y estaréis gozosos en el recibimiento del Amor del Padre en vosotros, rebosareis de la luz del Amor y el Cielo entero Os acompañara en el aposento de vuestro corazón.

Os Amo hijos, Os Amo hija, Os dejo Mi Amor y Mi Paz, permaneced en Mi Amor niña, permaneced en la escucha y en el silencio del amor, para recibir éstas, Mis Palabras de Amor. 5:44 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *