Mensaje del 22 de Febrero de 2016 12:14 am

Escribe hijita; los deseos de Mi Corazón son excelsos y son el reflejo de los deseos del Corazón de Mi Padre; por ello Os llamo en esta noche para que veléis y contempléis la obra de la creación que gime por la enfermedad, te he hablado hija, de múltiples enfermedades en el corazón pero en esta noche uno las debilidades del corazón a la fragilidad de los cuerpos desgastados y frágiles que han sido tocados por la enfermedad.

Nunca en Mi Corazón se espera el impedimento de nadie ni la limitación del amor; pero han sido también vosotros los provocadores de esta aflicción; porque vuestro comportamiento ha generado tanto dolor que se necesita el reparo de muchas almas que también sufran en la Tierra por el dolor; el enemigo disfruta este flagelo y participa también de éste sufrimiento, el goza con los cuerpos torturados, goza con la derrota del hombre en su cuerpo y en su corazón; pero desde el atrio de Mi Amor, Yo recibo en éstos cuerpos sobre todo en los corazones dispuestos, muchos actos de oblación, actos penitenciales, actos de reparación.

Unid hija Mía tus plegarias por la Misericordia del Amor para que todas las almas que participan el flagelo de la enfermedad, aprended a donarme sus dolores y ofrecerme su corazón, a entregadme su desespero y su conmoción para que nada pueda tomar el maligno y se repare en verdad de corazón por los pecados del hombre que hace sangrar la tierra de tanto y tan inhumano dolor.

Suplicaos hija por la sanación y liberación y por la entrega y abandono de cada corazón a Dios en señal de la esperanza por el encuentro del Salvador. Sé participe hija Mía en esta noche de oración; en la plegaria de bondad, de perdón y reconciliación en cada enfermo que gime con la tierra su dolor; vuestras lágrimas van lavando el alma y limpian tanto desamor.

Unid pues vuestra plegaria por la conciencia ante el dolor para que aquellos desesperados que sufren en su cuerpo y corazón ofrezcan esas lágrimas en reparo y ofrezcan a diario su dolor, al mismo dolor que el calvario sintió mi cuerpo y corazón y con la fiel y dulce espera caminen a la salvación en busca de nuestro encuentro hacia la resurrección.

Velad hija Mía por cada encuentro en el que el enemigo se aprovecha de la ocasión para causar desgracia y enfermedades que atan al hombre a la frustración, a la desesperanza del alma y a la queja y desanimo del corazón. Velad por contrarrestar este flagelo que se suma a mi dolor y pedid que el corazón del hombre vida dispuesta a caminar hacia los brazos de Mi Padre, así sea a través del dolor, sentid que acompañas Mi calvario con cada grito de dolor, gozaos por este encuentro porque es la cruz de vuestro corazón y ofreced vuestros deterioros, vuestras angustias, vuestros gemidos y vuestro amor a la entrega del mayor sufrimiento en la tierra por el Hijo Amado del Padre Dios.

Debéis saber que en este encuentro Yo Os acompaño siempre desde el corazón, para sostener vuestros pesares y para entregar al Padre del Amor cada uno de los sufrimientos que ofrece vuestro corazón; caminad en señal de súplica, mirando siempre la Cruz de Mi dolor, ofreced a diario vuestros pasos y entregadme vuestro dolor para recogeros en mi lecho y en cada uno la resurrección en el adorado encuentro con Mi Padre para la Gloria de su Amor.

Unid esta noche hija mía, esta plegaria a tu corazón y sigue de la mano en obediencia a los dolores de MI Corazón; unida también a la súplica de mi hermosa y adorada Madre que clama a diario por la Tierra y por su dolor. Sed constante en la súplica, en la entrega y en la oración; Yo Os espero cada Aurora para compartir contigo un nuevo dolor.

Unid vuestra oración por las Almas que siendo justas agradan Mi Corazón y porque llamándolas a mi encuentro también apaciguan Mi Dolor. Descansa ahora hija mía y despertad en la hora del Amor, para que unamos en esta hora la oración por este dolor y el Padre Eterno del Cielo, Mi Padre, Mi inspiración, escuche la plegaria por mi entrega en súplica del Amor, en súplica de la Misericordia por estas Almas por quien Os hablo hoy. 12:55 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *