Mensaje del 21 de Febrero de 2016 2:27 am

Hija Mía, gracias por atender a Mi Corazón; en esta noche solo quiero vuestra compañía en la oración, en la súplica constante por todos los dolores de Mi Corazón, he compartido contigo una pequeña muestra de Mi sudor en el monte de los olivos y de Mi desesperación en el corazón, muestra del Amor Divino que Os espera en la oración y en la unión a las plegarias e intenciones de Mi Corazón.

Ayer viste a Mi siervo, Mi Pastor con quien ya compartí en Mi mesa también las intenciones de su corazón. Seguid caminando en obediencia, mantened firme y fiel tu corazón, entregadme a diario tu esperanza por el reparo del hombre y la conversión que en el Cielo es escuchada vuestra plegaria junto a la de los siervos y elegidos de Mi Corazón.

Unid Ángela los sentimientos que abriga tu alma y en silencio guardas por el vivo Amor de Dios; orad por todas las almas para que Yo habite en ellas y me abran su corazón, vosotros clamáis en vuestras almas por la reparación del pecado en el mundo y abrigad vuestro corazón el silencio y la obediencia que habéis forjado para la Gloria de Dios y mantened en este caminar pedregoso tu compañía en Mi aflicción.

Cada gesto que tengáis cumpliendo las intenciones de Mi Corazón es observado en el Cielo como muestra de vuestro amor por eso en Mi soledad hoy quiero que veléis conmigo para que en nada se pierda las acciones nobles de tu corazón y se mantenga en ti la obediencia como fruto de Mi amor y te unas a la humildad de Mi siervo, Mi Pastor.

Aprended que en el silencio Mi niña, a gritos hablo a tu corazón y se regocija y se regocija la calma por el soplo inspirador del Amor en el que contemplando vuestra plegaria se regocija Mi corazón; reparad en esta noche hija por las almas egoístas en Mi Amor, pedid que habite en ellas la entrega por completo de su corazón y que encendáis como niños la llama del Amor de Dios, para que en la entrega al servicio también entreguen su corazón y lo pongan al hermano en señal de donación; orad así por tantas almas que creen servir a Mi corazón pero en su egoísmo no me reconocen en los hombres que caminan junto a ellos en el dolor; acompañadme hija y orad en reparación por estas almas que están al servicio y aún tienen vacíos en su corazón; orad por la total entrega a la fuente del Amor, para que en ellos brille el Sol resplandeciente de mi Corazón, en el Amor al otro en la total donación; unid conmigo esta intensión también en nuestro corazón. 2:58 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *