Mensaje del 20 de diciembre de 2018. 5:32 am

Hijita de Mi Corazón, te he hablado una vez más al corazón, para repetir una vez más al mundo, cuanto Os Amo y cuanto Os anhela Mi Corazón en la espera de éste tiempo.

“Mi Corazón hijos Míos; es una fuente Viva de Amor para vosotros, que rebosa de todas las gracias y que se complace en donar la Divinidad de Mi Amor por cada corazón que Me Acepta y M Acoge como Dios y Señor”
“Mi Corazón hijos Míos es la riqueza de la Verdad en la Eternidad de la Vida y se goza en la entrega de Un Amor Inagotable que con paciencia solo quiere moldear y resguarda aquellos Corazones que se doblegan y aceptan Mi Amor”
“Mi Corazón hijos Míos, es el Mar de la Paz que se cobija con serenidad y con un apacible sentimiento de entrega a cada uno de vosotros que quiere permanecer en Mí y que se dispone para aprender a Amarme”
“Mi Corazón hijos Míos, es el Universo y la Eternidad en el Amor del Padre, hecho uno con el Espíritu Santo, que rebosa de luz Verdadera y Salvación para vuestros corazones”
“Mi Corazón hijitos es el Alimento Verdadero del Cordero, donado en Cuerpo y Sangre para vuestra Redención y vuestro Renacer en la Vida Nueva y Eterna junto a Mi”
“Mi Corazón hijos Míos, es la Espera que Os llama Insaciablemente y que como ovejas Os carga para custodiaros y cuidaros del lobo”
“Mi Corazón hijitos, como nunca en otro tiempo Os está contemplando, porque estáis muy vacíos de Mi Amor y Os quiero traer de nuevo al Rebaño”
“Mi Corazón hijitos, Sangrante de Dolor por la impiedad y la iniquidad del hombre, Os dice en esta Aurora, Venid pues hijos Míos, no dejéis pasar más tiempo, no dejéis que vuestro corazón sea arrebatado por el mal, por esta honda de inmoralidad que agobia la Tierra y que Os ha alejado tanto de Mi Amor”

Venid hijitos de Mi Amor, no Os dejéis deslumbrar por cada moda y libertinaje que OS enceguece ante la Moral y la Pulcritud, Pureza y Prudencia que debéis resguardad en vuestros propios cuerpos.

Venid hijos de Mi Amor, no Os apartéis, al punto de caer en el abismo por compartir los engaños del enemigo en una Misericordia sin Justicia.

Venid niños de Mi Corazón y purificad vuestros Corazones en la espera de este nuevo renacer del Hijo de Dios Vivo, para que seáis pesebres puros y vivos, como un Lecho de Roció y Amor para Mi Propio Corazón.

Yo Os anuncio Mi Amor, pero sois vosotros los que debéis aceptar Mi Ofrenda y son vuestros Corazones los que tienen la respuesta; cada tiempo en cada hombre, es una espera en Mi Corazón; por eso Os digo, Cuánto más debo esperar vuestros corazones hijos, acaso no sabéis que la Eternidad vendrá después de llamaros a responder por vuestros corazones, entonces, dónde está vuestra entrega, vuestra enmienda y vuestro sacrificio.

Yo he sido un Holocausto Vivo y Verdadero, más vosotros continuáis ajenos y necios a Mi Voz.

Yo hijos Míos, Os pastoreo con Amor, pero vosotros estáis respondiendo cada días más, con la negación del Amor en vuestras Vidas y estáis caminando en pos de la Impiedad, el Desamor y la Desobediencia.
El Cordero se ha posado en la Espera del Tiempo de Prueba y Purificación, y sólo en vuestros corazones reposa la respuesta de esta espera para soportar la prueba del Amor del Padre.

Os digo hijos; este Adviento de Amor, es la Espera. Acoged la purificación de vuestros Corazones, para que seáis pesebres dignos de Amor para Mi Corazón. Acoged el Seno de Mi Madre, para que aprendáis a resguardar con Beneplácito y con mucha Sencillez y Amor, Mi propio Corazón.

Sed entonces “Lechos de Mi Reposo”, para descansar en vosotros también eternamente. Os Amo hijos Míos. Os espera Mi Corazón.

Gracias niña, por atender las palabras de Mi Amor y resguardarlas en tu corazón. Os dejo Mi Paz. 5:59 am.

MI AMADO JESÚS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *