Mensaje del 20 de abril de 2016. 3:32 am

Escribe hijita, gracias por responder una vez más al llamado de Mi Amor.

Esta es una noche de contemplación hijita; una vez más tengo que decirte, que los pecados de los hombres pesan mucho sobre Mis Hombros y su flagelo en Mí provoca Mi Corazón Sangrando de tristeza por vosotros; cuanto Os Amo hijos Míos, y cuanto Os Espero a cada instante en el Patíbulo de Mi Amor.

Hijita, quiero que me acompañes a diario incluyendo en tu plegaria insistentemente tu oración por quienes No Creen en Mí, no sabes cuánto Me Necesitan, y Mi Madre Os ha pedido muchas veces orar por los que no Me Conocen; a pesar de que el mundo ha recorrido la historia del Amor; aún hay tantas Almas que no saben nada de Mi Verdadero Amor; ofreced cada día hijita pequeños Sacrificios por la Conversión de las Almas, ofrecedme con Amor desde vuestro corazón la Caridad del Alma con y para tus hermanos y entregadme en vuestra súplica la contrición de tu corazón; así debéis hacerlo todos y unidos en el Amor, elevar vuestras plegarias al Padre Eterno; vosotros sabéis que a Mi Padre sólo podéis ofrecer el Cuerpo y la Sangre de Mi Amor, Mi Alma y Mi Divinidad, y que éste Sacrificio del Amor que intercede por vosotros; por eso siempre en vuestras plegarias, entregad a El Mi Sacrificio y ofrecedlo; pero ofrecedlo con el Amor ansioso, generoso y ávido de necesidad del mundo por un cambio en la conciencia de los hombres; entregad vosotros también en contrición y arrepentimiento vuestro corazón por el pecado de muchos que a diario hieren Mi Corazón y el Corazón de la tierra que ya agota su espera.

Hijitos la voz de las Creaturas de la Creación del Padre no las veis ni la escucháis, pero Mi Padre Si y su clamor es devastador por el maltrato de la humanidad y aun así, ni siquiera alcanzaríais a imaginar el Sufrimiento y el Flagelo de Mi Propio Corazón, Mis lágrimas de Sangre llenan la tierra de Dolor; despertad hijitos, porque Os llamo y no me escucháis.

Mi niña, unid esta noche tu oración a la contemplación de Mi Dulce Madre, ante el Dolor de Mi Afligido y Herido Corazón. 3:53 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *