Mensaje del 2 de Abril de 2016. 3:33 am

Escribe hijita de Mi Corazón, escuchad en esta aurora el cantar de los pajaritos en la compañía de Mi Soledad; ellos junto con otras hermosas creaturas de la creación,

Me Alaban, Me Agradecen y Me Acompañan en la jornada de cada día y por ellos y por muy pocas almas puedo deciros que recibo Glorificación y Amor; pero habéis tantas y tantas almas alejadas de Mi Amor, que inclusive se ofuscan si alguien les menciona algo sobre la búsqueda de Mi Amor.
Es muy doloroso hijita, ver como en la vida de cada día tantos corazones viven engañados en las garras eternas del maligno, poniendo su mirada fija en cuanto falso dios les otorguen, el dios del poder, el dios del dinero, el dios de la vanidad, el dios de la lujuria, el dios del paganismo, el dios del odio, el dios de la mentira, el dios de la adivinación, el dios de la santería; en fin, tantos falsos signos de adoración sobre tantas banalidades, y a pesar de vivir infelices, desdichados, decepcionados, solos, amargados, preocupados, tristes, sin anhelos de continuar sus caminos y completamente vacíos en el corazón; a pesar de ello, seguís rechazándome.
Oh pobres almas adoloridas, lejanas de Mi Corazón, si supierais cuanto Os anhelo volver abrazaros, cuanto Os anhelo en Mi Corazón.
Si tan solo reconocierais en Mi propia Cruz Mi Amor por vosotros, si tan solo pronunciareis un Sí de Amor porque aceptan mi guía; ¡Cuantos favores de infinito amor Os otorgaría!, y sin embargo, a pesar de vuestra resistencia a Mi Amor, cada día camino con vosotros a la espera de un nuevo encuentro para recordaros y deciros: “Aquí esto Yo, el Único. El Que es, El Que Era y El Que ha de Venir; el Hijo del Padre Eterno que Os otorgo la Vida, venid a Mí y Yo Os aliviare las cargas de vuestro Corazón”.
No entendéis hijitos cuanto Os anhelo, vosotros también podéis replicar vuestra necesidad de Amor diciendo: “Aquí estoy Amado Hijo del Padre Eterno, Creador del Universo; te entrego y te abro las puertas de mi adolorido y triste corazón, para que Tú, solo Tú apacigües y sanes las heridas que en el habitan y hagas llevadera mi carga, para mantenerme unido a la obra de Tu Amor, y caminar junto a Ti por el sendero de la vida hacia el encuentro definitivo de la Vida Eterna en Ti, por el Amor”.
Cuanto llenaríais de gozo Mi Corazón con una plegaria de apertura y abandono en Mí; no perdáis más tiempo hijitos, volved a mis brazos que Os espero con anhelado, dulce y apacible Amor.
Acompañadme en esta aurora hijita, en la contemplación del Amor de Mi Corazón y en la súplica por el regreso de todos aquellos alejados de Mi Amor y pegados a las costras del mundo, que caminan sin rumbo, ni esperanza, y solo depositan su vida al efímero y desolado pasar del tiempo en este pasaje de vida en el que solo debéis trabajar para el Reino de Dios.
Velad conmigo hijita y unid vuestra compañía a las Rosas de Mi Amor en la contemplación de la cercanía e intercesión de Mi Adorada y Tierna Madre que Os acompaña en cada encuentro de Amor. 3:58 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *