Mensaje del 18 de noviembre de 2019 4:00 pm Santísimo

Niña de Mi Corazón, como fuente inagotable en la compañía de Mi Corazón, hoy te hablo desde el Seno de Mi Corazón, para enseñaros una vez más, cuan apacible y llevadero es el camino junto a Mi Amor; pues bien hija Mía, caminar de la Mano de Mi Corazón, es abrigar el silencio como unión de vida, alma y corazón entre el Cielo y la Tierra; debéis recordar hija, solo en el Amor, en el Silencio y en la Luz del Espíritu, se une cada ser en la Paz de Mi Propio Corazón; por ello, debéis ser cautelosos en la Palabra, no solo por todo aquello que pronunciáis, sino por todo aquello que brota de vuestro pensamiento, de vuestro sentir y que estáis dispuestos a decir tantas veces de manera equivocada.

Caminar hija Mía, es entender cada paso unido al camino de la Cruz conmigo; es cargar en silencio, ofrecimiento y amor no solo el dolor, también el regocijo, por todo y por todos, pues cada cosa debe ser ofrecida en oblación al Padre, ya sea porque Os duele o porque Os alegra.

Caminar hija de la mano conmigo, es mirar hacia el Cielo sin deteneros, despojando cuanto vicio o lepra os enferme, porque muchos gérmenes son cobijados por los hombres por voluntad propia y se aferran en el apego y en la mala voluntad de cobijarlos sin reprenderlos; entonces todo aquello que se amaña y que os endurece en el Alma dañando vuestro corazón, despojadlo y seguidme.

Caminar hija de la mano junto a mi es Amar, Amar desmesuradamente y confiar en el Amor, el Amor que viene de Mi Padre y que Os espera segundo a segundo, el Amor que brota de la Misericordia de Mi Corazón donada y volcada a vuestro encuentro, el Amor hija que Os escucha y que Os responde en silencio.

Caminar hija de la mano conmigo, es andar ligeros en la sencillez y la humildad del corazón y para ello debéis renunciar al mundo reparando por todo el dolor que muchos corazones me ocasionan al rechazar Mi Corazón Sagrado; es entonces hija, vivir en la sombra de Mi Custodia, Adorando y Glorificando cada respiro en tu existir, uniendo el latir de tu corazón en Mi Amor y doblegando vuestro propio ser en abandono total a Mi Amoroso y Dulce Corazón.

Os Amo niña y siempre Os recordaré el Amor del Camino, para que muchos de Mis hijos permanezcan y vuelvan al Camino del Amor en Mi Corazón.

Gracias hija por atender el llamado de Mi Corazón. 4:20 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *