Mensaje del 18 de abril de 2016. 3:42 am

Escribe hijita, quiero hoy compartir contigo el Dolor de Mi Corazón por todas las adversidades que acontecen en el mundo, por las cuales sufren y se acongojan; no es Mi Querer su sufrimiento, pero vosotros aún no habéis entendido que debéis buscar Mi Amor para la vida eterna, porque vuestro sufrimiento en la tierra no se compara con el destierro eterno, y vuestras conciencias aún siguen siendo circundadas por el atroz vicio del mal en que vive el mundo; no habéis entendido que Me causa Dolor vuestra indiferencia, pero también Me causa Dolor vuestro castigo, porque Yo Os Amo con un Amor insondable, vencedor de la muerte; un Amor indescriptible, casi imposible de entender humanamente y no Espero ni Quiero vuestra perdición; pero vuestros corazones tenéis apartados de Mi Amor, y la Mano de Mi Padre se refleja con prontitud y rectitud para con vosotros según Su Voluntad y en Su Propio tiempo.

Por favor hijitos, una como mil y una vez más, como una eternidad suplicante Os exhorto a la conversión, no Quiero vuestro destierro eterno y aún son pocos los corazones verdaderamente entregados a Mi; debéis obedecer y atender la insistencia y el Amor de Mi Madre en este llamado al Amor; cómo es posible, que viváis aun creyendo que nada Os rige en el mundo, sino vuestra propia voluntad; por favor hijitos, del polvo provenís y al polvo volveréis, pero vuestras almas son la riqueza del hombre y la estáis despreciando con vuestro comportamiento al servicio del enemigo para la condenación eterna.

Mi Espíritu Santo, jamás actúa en un alma cegada que no busca el arrepentimiento y me abre su corazón; su tarea es habitar para la pureza del alma y vosotros ni siquiera conocéis esta virtud; sed castos y puros como lo es vuestro Padre, y abrid las puertas de vuestro corazón, para que Yo habite en vosotros junto con el Padre y el Espíritu; ¿Por qué Os mantenéis tan necios?, no Os basta nada, siempre esperáis más.

No Os basto la Cruz de Mi Amor, no Os bastó la Gloria de Mi Resurrección; no Os basto la Obediencia de Mi Madre; ¿Qué buscáis hijos míos?, porque buscáis al que Vive entre los muertos; este mundo actual casi que es un mundo de muertos; están muertos al Amor, están muertos hacia la Verdadera Vida y son tan ciegos que vivo de vuestro lado para despertaros a la vida y pasáis de largo sin ni siquiera mirarme; por favor hijitos, esforzaos en el camino de Mi Amor y Mi Corazón, no en vano se donan los sacrificios, exigíos en vuestra entrega a Mí, para que vuestros frutos Os hagan merecedores del Reino de los Cielos.

Las advertencias del Amor son incontables y aun tantos corazones se niegan a Mi encuentro; suplicad tu hijita, como cada día, por la obra del Amor en el Perdón y la Conversión , porque este último tiempo dado en la tierra para la pronta conversión de las almas; velad tu hijita, no desfallezcáis en la súplica del Amor para el Amor, entregadme junto con Mi Madre, la compañía del amor vuestro en la soledad de Mi Adolorido Corazón. 4: 09 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *