Mensaje del 14 de Marzo de 2016 1:54 am

Escribe hijita, estas noches hijita has sido partícipe del dolor en casi todo Tu Cuerpo; pues bien hijita éste,  es el dolor por pecado de los hombres; pero hoy especialmente has sido participe por el pecado y el dolor que en estos momentos  me causan las familias en su desamor. El dolor de reparación Ángela por una familia,  es el dolor del Cuerpo de la Iglesia entera sobre la cual se fundamenta la vida sacramental a ejemplo de la Familia de Nazaret; en la unión, en la entrega, en la enseñanza en el buen ejemplo, en la devoción, en la donación del Corazón,  pero sobre todo en la caridad, en el Amor y en la Paciencia se posa el verdadero Amor de una familia unida al Corazón Inmaculado de Mi Madre,  desde el seno del más grande Amor; es decir,  desde el seno propio del Amor del Padre, de Mi Padre Celestial para con el Hijo y en la providencia del Padre  Putativo de Jesús, Mi Amado Padre José. Aquí,  se postra la confirmación de un núcleo ineludible; fuente de sabiduría para la construcción del mundo; ejemplo de santidad en la obediencia al Padre Eterno e imagen viva del querer en el Amor fraternal, donativo y desinteresado para el sustento del Universo; pero vosotros, Almas inconscientes han despreciado el ejemplo vivo del Amor en la familia y habéis desvirtuado la entrega del Amor en lo que hoy conforman y hacen alarde de familia.

Yo Os aseguro,  que si hicieren familiar a ejemplo de la Familia de Nazaret,  nada de lo que existe en el mundo estaría aconteciendo; pero vuestro corazón es duro y terco y aún creéis que el maltrato y el desperdicio del Amor sostendrá el mundo;  que equivocados estáis hijitos, cuánto dolor traen a Mi Corazón familias y familias enteras que no saben donarse a Mí y que caminan frágiles porque en ellas no reposa el verdadero centro y Amor de la Familia de Nazaret que es Mi Sacratísimo y dulcísimo Corazón donado en el Sí de Madre y el acogimiento obediente de Mi padre en la Tierra, vuestro Amantísimo José.

¡Cuánto debéis aprender Padres y Madres a guiar las ovejas que a vuestro rebaño Mi Padre Os regala! Vosotros sois responsables del Amor en ellas, vosotros responderéis ante Mí por infundir en ellas la obra de Mi Amor y debéis enseñar como Mi Madre Amada y como Mi Padre Putativo José,  que en la obediencia al Padre Celestial se encuentran todas las gracias del Cielo eterno para caminar en Pos de la Verdad hacia la felicidad  y el paraíso del más grande Amor; pero vosotros habéis convertido las familias en tiendas desoladas de Amor. Son como chozas donde el viento tiembla y pasa de largo porque solo encuentra vació y desolación.

Cuanto me hieres hijitos de Mi Corazón, como seguís tan ciegos ante la súplica del Amor si desde las entrañas de mi Madre Santa se donó el Amor. Si habéis visto en Nazaret,  nacer el Hijo del Hombre en la pobreza y humildad más grande,  pero también en la obediencia y donación más  grande,  solo por Amor.

Cómo Os atáis hoy en la desolación de tantos hogares en los que no hay pobreza, no hay humildad, pero peor aún no hay obediencia y menos Amor por donarse para Dios; ¿Así queréis vivir?, en verdad esperáis continuar la vida sin el Amor fraterno de la Familia de Nazaret; en verdad Os digo, que si en esta familia de Nazaret no se hubiese soplado el don del Amor desde la creación del Padre,  no serviría para nada; pero fue dotada de Todo Amor de Dios para dejaron como ejemplo de la obra del Padre Eterno en la Tierra y vosotros de despreciáis. No sabéis que duro flagelo causa este dolor en Mi Corazón,  porque busco los hogares de Nazaret para nacer de nuevo en el Seno de una Madre donada al Amor Verdadero y Único de Mi Corazón y solo encuentro chozas desoladas y tristes con mujeres abandonadas sin amor, encuentro hombres y mujeres indignos ante la presencia del Amor de Dios, encuentro Madres que desprecian sus propias vidas por haber engendrado hijos sin verdadero Amor; encuentro Padres y Madres que por apariencia mantiene una figura de familia en la que solo había el desamor, encuentro hijos abandonados por sus Padres que solo viven en Soledad y desesperación, encuentro supuestos hogares con Padres y Madres impuestos que no conocen, y viven en búsqueda de un verdadero Amor, encuentro parejas del mismo sexo pervirtiendo el Amor de Dios y en todas, en todas estas y muchas más chozas nunca encuentro la entrega fiel y firme al Amor de Mi Corazón.

¿Dónde está el ejemplo de Mi Madre en ustedes Madres? ¿dónde está el ejemplo de Mí Padre José Padres? ¿dónde está el Amor a vuestros hijos en Mí? ¿dónde está vuestro Amor? cómo Os llamo, si no conocéis, como Os alcanzo y traigo al rebaño si no entendéis; cómo os queréis recibir la fraternidad del Amor si despreciáis a Mi Propia Familia en Nazaret, que duro flagelo soporto por vuestra ceguedad, os habéis dejado llevar muy fácil por la obra del maligno en la destrucción de la familia. Volved hijitos; el ejemplo esta con vosotros; venid que Yo Os espero; suplicad por vuestros hijos Padres y Madres, suplicad por vosotros mismos y acudid al Amor de Mi Madre y Mi Padre en la Tierra que ellos Os donaran todo su Amor para que volvías a los brazos de Mi Padre Celestial en la Obediencia, en la Caridad, en el Amor y la Paciencia de una unión fraternal para la Gloria del Dios de la creación.

Orad conmigo hijita,  unida al Amor de Mi Madre y Mi Padre José,  por la conversión de las familias que en el mundo entero se agotan y que me necesitan con desesperación porque el respirar de la humanidad se agota y las familias aún reposa la espera del Padre Creador; Velad hijita, Velad y entregadme siempre a las familias del mundo en Mi Consagración; recibid en esta Aurora esta gracias del Amor de Dios y entregadlo con Amor; se obediente hijita; se obediente que yo seguiré hablándote al corazón; orad Conmigo; orad por el Amor. 2:47 a.m.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *