Mensaje del 14 de Febrero de 2018. 7:58 am

Una vez más niña mía, Os pido que seáis pluma para contar a otros los desaires de Mi Corazón.

Niña del Amor, Mi Corazón Sangra de Dolor a cada instante, ha llegado de nuevo un tiempo de purificación, de perdón y reconciliación, en el que los hombres, una vez más estáis llamados a Mi Amor, más aún Mi Corazón permanece triste y desolado, porque habéis ahogado en el muladar del pecado vuestros corazones.
Yo Os digo, son tan pocos quienes en verdad Me Aman, son tan pocos quienes estáis dispuestos a dar la vida por Mí. Hijita Mía, mientras Mi Iglesia se posa en la desolación y la abominación, todos mis hijos predilectos sucumben, no solo en la desobediencia, sino en la confusión de muchas almas. Niña de Mi Amor, éste tiempo de oración y de entrega, ofrece muchos sacrificios de Amor, en reparación por el dolor del Corazón de Mi Madre y Mi Propio Corazón.
Debéis saber hija Mía, el dolor de Mi Propio Corazón, se posa en la Gracia de la Justicia de Mi Padre, porque el mundo le ha dado la espalda a los Mandatos y al Amor de Dios. Si niña Mía, el Dios del Amor, que en la Santa Trinidad vivifica toda la creación y que con el desamor de los hombres también sufre, no sólo por ver vuestros corazones vacíos, sino porque camináis hacia la prueba, en la que seréis probados como el Crisol y muchos perecerán.
En este día de recogimiento, Yo te digo niña Mía, acompáñame y ora incesantemente por la Conversión de todos los hombres, invocad a todos los Santos del Cielo, y proclama el Reinado de Mi Madre que intercede por vosotros. Mi Corazón siempre te espera hija. La Paz de Mi Corazón permanece junto a ti. 8:10 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *