Mensaje del 11 de mayo de 2016. 3:36 am

Escribe niña mía, gracias por responder al llamado de Mi Amor hijita.

En esta nueva espera te he dicho, que la llama del amor entre tus manos, que es la Llama de Mi Amor, permanece fiel y no se apaga, y han sido Mis Propios Dolores, emanados de Mi Amor para ti; con la Cautela de Mi Corazón, poco a poco te he donado, cada vez más, pequeñas muestras de Mi Amor en el dolor; cuidadlas hija Mía como hasta hoy, protegedlas y refugiadlas en el amor de tu propio corazón, porque así, todos deberéis refugiarme en sus corazones, contemplando en su interior el dolor de Mis Manos, en la Obra Redentora del Amor; debiendo así cubrir con las fibras de vuestro corazón Mi existir en vuestros corazones, como cuando cultiváis en tierra buena, esperando el fruto de la cosecha.

La tierra de vuestras entrañas, es la Sangre de vuestro corazón, en donde debéis permitir que Yo habite, para que vuestra Sangre se purifique con Mi Sangre derramada en la Cruz por vuestro amor; ésta es la Semilla del Amor, dejaos que habite en vuestra Sangre hijos, y cultivaos con vuestra obediencia Mi Propio Corazón en vosotros; no seáis tan imprudentes y grotescos en vuestras palabras, purificad vuestras almas en el regazo de Mi Corazón, hablad con mesura y dulzura en vuestro corazón; sed dóciles hijitos a la Voluntad del Padre que Os llama por Mi Eterna Redención.

No seáis presumidos, ni juzguéis, porque no tenéis permiso; no agredan a su prójimo, porque no tienen ese derecho, caminad en Pos de Mí, como Os he mostrado, ofreced como mis discípulos vuestro sacrificio por multiplicar Mi Amor, Mi Palabra, Mi ejemplo y Mi entrega por la Verdad, “Yo Soy la Verdad”, habéis tenido en vuestras propias manos mi Corazón, todos los que habéis recibido el Bautismo del Amor del Padre y ¿Cuántos? Oh incontables almas, habéis despreciado Mi Espíritu de Amor; por ello hijitos, Os exhorto, no quiero almas tibias, las aborrezco desde el principio hasta el fin, dejaos guiar por mi Amor:

¿De qué Os sirve tanto conocimiento de Mis Doctrinas?
¿De qué Os sirve pronunciar suplicas y suplicas en montones de oraciones, si vuestro corazón sigue tan duro y tosco como piedras?
¿De qué Os sirve recibirme en el Pan y el Vino, si continuáis agrediendo a vuestros hermanos, si continuáis murmurando y ni siquiera sois capaces de vivir con caridad con quienes Os rodean?
¿Dónde está vuestro servicio como discípulos de Mi Amor?
¿Dónde está mi ejemplo?
¿Dónde Os queda lo que Os he enseñado para vivir en el Amor?

En este caminar hijita, debéis renunciar a todo si queréis seguirme, porque este fue el ejemplo que deje a Mis apóstoles, quienes, por la Unción del Espíritu Santo, siguieron unidos a Mí, en el camino del Calvario y se entregaron por Amor; entonces hija Mía, preguntad a otros:

¿Cuál es el camino del calvario que recorren en Pos de Mi?

La fe firme del Amor fundada en Pedro para Mi Iglesia, es la fe que Os deje para que recorrierais éste camino, a ejemplo de Mi Propio Amor, pero vosotros, habéis despreciado tanto Amor, y Os mantenéis en la tibieza que desprecia Mi Corazón; tenéis entonces hijitos que forjar vuestras vidas en el verdadero camino de Mi Corazón, “El Amor”.

Amor por toda la creación
Amor en vuestros gestos, en vuestras miradas
Amor en vuestras palabras, en vuestros actos
Amor en vuestros pensamientos, en vuestras intenciones
Amor en vuestras manos, por favor hijitos, Verdadero Amor
Sin Amor, vuestras obras son en vano,
¿Dónde está vuestro Amor?, Os he dado TODO para que lo comprendáis, y ¿Dónde está?

Disponed en esta víspera del Amor en el Espíritu vuestros corazones, para recibirme con humildad y ofrecedme por amor vuestras suplicas, preparaos para Mí hijitos, disponed vuestro corazón, entregadme como Mi Madre Dócil y Dulce Doncella, el Sí del Amor en vosotros, para que en este Si, Mi Padre Eterno se Glorifique, cumpliendo la Voluntad de Su Amor en vosotros, y vuestra obediencia a ejemplo del fruto de María, Reina y Señora del Cielo y de la Tierra, Os otorgue las demás virtudes de Su Inmaculado Corazón.

Os llamo en esta aurora hijitos, una vez más al Amor, no perdáis de vista el Verdadero Amor, acompañadme hijita en la súplica de esta Obra de Amor, para que la humanidad habite la tierra con el Amor de Mi Propio Corazón. 4:15 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *