Mensaje del 11 de Febrero de 2016 1:25 am

Ángela, hoy vamos a hablar de la Sabiduría, cuando caminéis en las sendas del Amor debéis conocer las sendas de la sabiduría y en la premura de este tiempo debéis estar preparados para discernir los acontecimientos venideros y entender cómo podréis participar en el puente de la purificación para la salvación, mientras vengan las plagas protegeos y suplicaos al Padre y ofrecen con la oración la súplica del perdón y la limpieza de la Tierra por aquellos que siendo justos o no serán entregados a éste flagelo.

Entended que ya estáis en esta prueba y en la Sabiduría solo debéis conocer la prudencia para manteneros alejados del mundo, evitad los tumultos y resguardaos, cubrid vuestros cuerpos con Mi Sangre Preciosa y ofreced vuestra cautela en señal de protección; invocad a Mi Madre hermosa y dulce María porque Ella Os guiará.

En la serenidad encontraréis la clama del alma, entonces no os desesperéis, debéis saber que esta prueba de purificación es dócil en el Amor del Padre y que aunque no entendáis la prueba, aquellos que la viváis y sobrevivan volverán a Mí.

Cada día Ángela, encontraréis nuevos retos de Amor, entonces buscad en la Sabiduría cómo enfrentarlos para mantener firme y unida a la Voluntad del Padre, ofreced entonces la prudencia en el silencio y en tu mirada el rostro inmenso del Amor. Cuando sintáis que podréis corregir a otro, pídelo en oración y si te es permitido llamadlo y hablaréis con el corazón en Mi Nombre, así se cumplirá la palabra en la sencillez del alma y el dulce rocío del Amor.

Sed dócil y hablad con mesura, clamad al Cielo la mansedumbre y la humildad de tu corazón. En la Sabiduría Ángela, habitan todas las virtudes del Amor del Padre, aprended en este amanecer éstas pocas que Os anuncio para que caminéis con cautela en el diario recorrido de las sendas que por Amor Mi Padre os permitirá.

Ya Os escuchaste, el enemigo ronda las puertas de vuestra casa; velad y orad y confiad en Mi protección, sin dejar la cautela en el cuidado habitual de protección, tened presente que debéis cubrir tu casa, como cubres tu corazón, sed paciente, pronto reconoceréis porque os exhorto en estas virtudes fruto solo del Amor de Mi Amado Padre, tu único DIOS y Señor, quiero que descanséis ahora y me acompañéis de nuevo en la hora del dolor. 2:00 a.m.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *