Mensaje del 11 de Enero de 2019. 4:31 am

Hijita de Mi Corazón, en esta aurora te he llamado, para que sea reflejada la significancia del Amor del Padre en cada cosa y cada creatura de la creación, como la donación de Mi Amor en vosotros.

Estas palabras de Mi Amor, son pequeñas para vosotros, quizá; más en la simpleza y la sencillez de ellas, se refleja una mínima expresión de la grandeza, no solo de su fundamento, sino de su existencia misma como muestra del Inmenso Amor que brota del Corazón del Padre en la Creación, para la Creación y por la Creación.

Cada instante Hijos Míos, en que reparáis y estáis vivos para la Gloria del Padre, estáis siendo dotados del Soplo Eterno de la Vida, en un singular estado que sólo el Padre, Mi Padre, vuestro Dios puede otorgar.

Cada instante, en cada inhalación de aire, no solo vuestro cuerpo en el Espíritu, sino vuestro corazón se une en un estrechísimo lazo de Unión Divina, que hace que podáis permanecer terrenalmente en el Universo; por ello, Hijos Míos, Bendecid cada instante el Milagro de la Vida, porque es sólo Voluntad Eterna en la unión del Amor y por la Gracia del Espíritu.

El cuerpo Hijos Míos, es el reflejo de ello, porque es creado por el Padre para que podáis cumplir y vivir en completa armonía con cada uno y cada una de las creaciones hechas y dispuestas para vosotros en la tierra; más el cuerpo Hijitos, es inerte sin el Espíritu, porque sin Él, no existe Soplo de Vida.

Estáis Hijos Míos en este tiempo, dominados por una fuerza de maldad, que esta dominando de manera cruel vuestros cuerpos y por ello Os advierto en este día:

Hijos Míos, estáis esclavizando vuestros cuerpos y lo estáis sometiendo al Pecado y a la unión del Espíritu del Mal; debéis comprender, que vuestro cuerpo es Templo de Amor, Templo del Amor del Padre en vuestra propia creación y en ese orden; tal como Os digo, nada debe dominar el Cuerpo más que vuestro Espíritu; entonces, si estáis siendo esclavos del pecado en vuestro cuerpo, estáis entonces siendo esclavos sometiendo vuestro Espíritu en la Maldad.

Yo Os llamo una vez más para deciros, ¿Por qué queréis mantener una separación del Amor del Padre con vosotros, esclavizando el Espíritu que Os ha dado el Padre Eterno y negando con vuestro actuar ese lazo de amor que se Os ha otorgado como parte de la creación en cada uno de vosotros mismos?

Debéis entender y saber Hijitos Míos, que la Gracia de la vida misma es un regalo, y cada instante, con esta separación por vivir esclavos en el pecado, sometiendo vuestros cuerpos al Espíritu del Mal, estáis negando vuestro Amor a Dios como Creador y Dueño del Universo Entero.

Sed entonces obedientes y aprended a caminar en la unión del Verdadero Amor, no solo por la Gracia del Espíritu, sino por la voluntad de vuestro propio corazón, para que en la Divinidad de vuestra vida terrena, se una siempre el Amor y la complacencia del Espíritu del Bien, dominando vuestras propias pasiones y vuestro corazón.

Cada cosa Hijos Míos, respira vida y es y ha sido purificada en las propias Manos del Creador, así como vosotros habéis sido purificados en el Sacrificio Redentor de Mi Entrega como Hijo de Dios, y por ello Hijos, la Creación por su cuenta Alaba, Glorifica y Honra al Padre, más solo vosotros Hijos Míos, que tenéis libre albedrio y que habéis sido dispuestos en este espacio terrenal, son quienes estáis llamados a contemplar y cuidar con mayor empeño, cada cosa y cada creatura donada para vuestro sustento y bienestar; más estáis haciendo de la creación un vividero a vuestro acomodo, que no solo maltrata toda la creación, sino que niega en vuestro Espíritu la existencia del Creador, porque estáis sintiendo autosuficiencia en el Espíritu, creyendo que el dominio sobre vuestros cuerpos y el arraigo a la mundanidad y en el pecado, Os da la libertad de pisotear y desobedecer al Creador.

Estáis creyendo Hijos Míos, que podéis dominaros a vosotros mismos, y Yo Os digo, con cuanta necedad queréis mantener el empeño por herir el Corazón del Padre. Hijitos, en vosotros debe prevalecer el Temor de Dios, porque el lazo del Soplo de Vida es la Fuente de Su Propio Amor en vosotros, y Su Templanza y Su Justicia Os tomara por sorpresa, para pedir cuentas de vuestra propia vida, en el servicio y la respuesta de vuestro corazón en el Espíritu.

Así Hijos Míos, Os llamo una vez más, y Os digo, ¿Queréis caminar y continuar el recorrido de vuestras vidas en la dominación del Espíritu del Mal, para perder la Vida Eterna?, o ¿Queréis caminar en la dominación del Amor del Padre en la Gracia del Espíritu del Bien, para cumplir en obediencia y verdadera entrega la Voluntad del Padre en el servicio y la respuesta del amor, en unión también a la entrega salvífica de Mi Propio Corazón como Redentor de los Hombres?.

Entonces hijitos, “Buscad y hallareis, Llamad y se Os abrirá”, pero buscad con sincero corazón, con amor insondable, con arrepentimiento y con verdadera enmienda, para que vuestro Padre, Mi Padre se apiade de vosotros y Os renueve como el Olivo, sumiendo vuestro corazón en la Sangre de Mi Amor de Hijo, para Purificar por Mi Amor vuestro Espíritu y vuestro Corazón.

Son estas Hijos Míos, pequeñas palabras y con Infinito Amor las Entrego. Retornad entonces, que Mi Corazón espera por vosotros.

Gracias Hija Mía, por atender Mi llamado, por escuchar Mi Corazón y ser obediente a tu corazón en el llamado de Mi Padre en esta obra de Amor. 5:11 am.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *