Mensaje del 10 de Agosto de 2019 Santísimo Santuario Chiquinquirá 2:06 pm

Niña de Mi Corazón, como Luz de Amor, lumbre de Oriente acoge y cobija Mi Corazón y el Corazón de Mi Madre, cada corazón peregrino y amoroso que se deja forjar en el Amor de Mi Madre; porque Ella como Estrella Magnifica de Amor en vuestra creación, es Corredentora no sólo por vuestra propia salvación, sino por el Dolor de Mi Amor que muchos hijos desprecian en la Tierra.

Es hija, Paz de la Paz, Manantial de todos los Manantiales, Agua Pura de Amor en todas las gracias concebidas en el Amor de Mi Padre, Ella hija, es la Fuente, la Fuente de Mi Amor Inagotable por vosotros, es el Cáliz del Amor en el Primer Amor y por Ella en Mi Amor Encarnado vosotros hijos son recibidos también en el Seno de Mi Corazón; ahora Os digo niña; en este tiempo de purificación y de espera, acoged con mayor fervor el Alcázar de Mi Madre, porque Ella Os enseña, Os cobija, Os cuida y espera junto a Mi Corazón, por cada uno de vosotros.

No existe hija, mayor Amor del Padre que este Amor donado a Mi Madre, y por ello como Luz Eterna ha permitido su Brillo Inundando la Tierra y Coronando Su Amor en tantos pueblos y rincones de la Tierra; por tanto Os digo, elevad vuestro corazón a Su Corazón de Madre, clamad a Ella, porque en su Maternidad como hijos, Ella clama por vosotros; debéis saber hijos, en su espera permanece la Espera de Mi Padre y en sus ruegos de Madre también se posan los designios del Amor del Padre; vosotros camináis hacia Mis brazos más sin Ella no entenderéis cómo debéis concluir el camino para nos desviaros, porque Ella es el Faro y en esta Espera, es la luz misma de Mi Amor en el llamado; entonces hijos, donaos en Mi Madre, suplicad por vuestros hermanos y clamad cada día en vuestra plegaria, por la purificación de los corazones de los hombres que habitan la Tierra, para que desde lo profundo del Corazón, la luz del Amor de Mi Madre, en la Gracia del Espíritu, inunde e ilumine los corazones y sea entonces la Divinidad de Mi Amor y la Gracia del Espíritu Santo hablando y llamando vuestra Alma para vuestra propia salvación; así Os digo hijos; como Os digo que Os Amo; entonces inclinad también vuestra cabeza delante de Mi Madre y decidle:

“ Oh Madre del Amor, fuente pura de la Divinidad en el Hijo, yo te entrego mi Alma, mi mente, mi corazón y vida para que los purifiques en Tu Amor y deposites en mi junto a Tu Amor, el Amor de Tu Hijo Jesús; de tal forma que seamos uno contigo y uno con Jesús para caminar juntos hacia la Vida Eterna y gozar en el Paraíso del verdadero Amor, junto a Tu Corazón de Madre y al Sacratísimo Corazón del Hijo”.

Sed obedientes hijos, escuchad, y acoged para que en la espera estéis preparados para Mi Corazón, en el llamado del Amor del Padre por cada uno de vosotros.

Os dejo Mi Paz y Os acompaño junto a Mi Madre.

Gracias hija por escuchar Mi Corazón y acompañar con tu amor la Soledad de Mi Corazón.

Os bendigo, en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén. 2:24 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *