Mensaje del 1 de mayo de 2016. 3:30 am

Escribe niña Mía, recordad hijita, que el lazo que une al mundo a Mi Amado Padre Celestial, es como un Cilindro de Amor, por el que atraviesa la Luz de la Misericordia, el cual contiene un Amor Inquebrantable e Indestructible, que se enjuga en la complacencia de la Voluntad Divina y se posa en la Sangre y el Agua que desde la Cruz emano Mi Adolorido Corazón, y que cada día ha sido donado para vuestra salvación.

Este Amor Mi niña, es la contemplación de la Obra más hermosa que vosotros podéis ofrecer al Padre Eterno, en reparación de vuestras faltas y en remisión de vuestros pecados, así como en petición para las Obras de Amor de vuestros corazones; ésta hijita, recordad, es una noche de amor y contemplación, víspera de la Gloria de la Resurrección en la Honra al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo; Trinidad Eterna de Poder y de Infinita Bondad emanada en la obediencia y humildad de “Mi Madre Inmaculada”, a quien obedecen las Potestades Angélicas y los Santos del Cielo; a quien debéis obedecer vosotros en la tierra y la Dueña y Señora que hace estremecer el infierno con Su Presencia, por ser la Reina que destruirá y pisará la cabeza de Satanás para el Castigo Eterno, por su soberbia y desobediencia; a “Ella” en esta noche, el Poder, el Honor y la Gloría de Mi Amor y de vuestro amor, quien enjugo con Sus Lágrimas de Amor todo Mi Cuerpo, desde Mi Primer respiro en la tierra hasta la entrega total de Mi Divino Corazón por vosotros.

Escuchad a Mi Madre hijita, y obedeced a Ella en vuestro corazón; Su compañía junto a la Mía te acompaña en la lucha por el amor, en la súplica por el perdón de los pecados y la reparación para la conversión de las almas, sed dócil hija mía, a ejemplo de Mi Madre, sed propicia a la escucha, sed paciente en la espera y no desfallezcas en la fe y la esperanza del amor del Padre, en quien Me Complazco en la Divinidad y por quien Obedezco todos los designios todos los designios de Su Corazón como debéis hacerlo vosotros en la tierra; El en Mí y Yo en El, un Solo Dios, un Solo Corazón, una sola Fe, Un solo Señor.

Enaltece tu alma al Señor Mi niña, enjugad vuestro corazón de Mi Amor y contemplad la Obra de la Misericordia por la súplica que con un corazón contrito y humillado elevéis al Cielo; por ello mi niña, continuad, velad, orad y reparad para que muchas almas alcancen por esta Obra del Amor del Padre, la conversión de sus corazones y regresen a Mi Sacratísimo Corazón; elevad hija Mía en esta aurora, la plegaria del Amor en compañía de Mi Adorada y Dulce Madre, en quien se complace el Cielo Entero y Mi Corazón. 3:55 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *