Mensaje del 01 de enero de 2020. 7:51 pm Santísimo

En el Amor de Mi Corazón hija Mía, escribirás ahora, escribirás atendiendo el sonido de Mi Voz en tu Corazón, bajo la mirada Tierna y Dulce de Mi Madre; Si hija, porque hoy quiero manifestar la complacencia de Mi Padre por el Amor y la nobleza de Su Corazón; pues bien hija mía, a todos Mis hijos quiero enseñar, como debéis aprender a escuchar y dominar cada latido de vuestros corazones, no solo en el aliento del amor sino en el impulso que por ser hijos de Dios permanece en vosotros; es por ello hijos, que siempre debéis entender, esperar y callar ante cada impulso que brote de vosotros en el bien y reiterar en vuestro pensamientos y en vuestro actuar, la correcta intención en la Justicia, en la Paz y en el Amor.

Cada uno de vosotros hijos, aun permaneciendo en las tinieblas y la confusión del mundo, debe cubrir vuestro corazón con el Manto de Mi Madre, para que cada uno de estos impulsos fruto de la Luz del Amor, sean custodiados, protegidos y llevados a Mi Regazo por Manos de Mi Madre, porque Os digo hijos, un corazón suelto, sin la protección y el auxilio de Mi Madre, es un corazón desprotegido, un corazón tibio, un corazón frágil.

Os digo esto, para que Os Consagréis, y entreguéis en el Seno de Mi Madre, la dominación, y el abandono de vuestro corazón; y entonces entreguéis el Espíritu en el Apostolado del Triunfo que en el Inmaculado Corazón de Mi Madre ha permitido Mi Padre Celestial.

Debéis ser fuentes inagotables de entrega y para ello, el gobierno y la entereza de vuestra razón unida al corazón, debe ser vaciada y entregada al corazón de Mi Madre, porque Os digo hijos; un impulso de maldad, de egoísmo, de odio, de rabia, de mentira, como de tantos vicios de los que padecen los hombres, es un impulso que fácilmente el enemigo aprovecha para entrar a pervertir el corazón de los hombres; por ellos digo, decid en plegaria de amor:

“Madre Mía, en Nombre de Tu Hijo Jesús, Yo te entrego el dominio y la gobernanza de Mi Corazón, para que seas Tú la fuente que brota la Luz del Amor del Hijo y pueda entonces Yo como hijo indigno, siervo inútil, ser instrumento de Tu Amor en el recorrido del camino por el que me llevarás a los brazos de Jesús. Yo me Consagro, me dono y me entrego a Ti Madre, para que, siendo Tu Mi Madre, pueda siempre comprender como Tú, los designios del Corazón del Padre, cumplir Su Santa Voluntad y responder a cada impulso de mi corazón, con la fidelidad y el amor que de mi corazón se espera en el Cielo”.

Así hijos Míos, debéis implorar muchas veces al Corazón de Mi Madre y así hija Mía Os escuchare y elevare la Mirada de Mi Amor en la Santa y Sacrosanta Trinidad del Amor.

Te Amo niña, como a cada uno de Mis hijos y Os digo, Mi Corazón rebosa de amor en la respuesta de vuestro corazón; más debéis permanecer en vela, como un rayo de luz que no se apaga, así comprenderéis y entenderéis mejor Mi llamado.

Gracias hija por atender el susurro de Mi Voz y atender las palabras de Mi Corazón en el tuyo. Os dejo la Paz de Mi Amor. 8:09 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *